Videos

  • Agregar videos
  • Ver todos

Eventos

Fotos

Cargando…
  • Agregar fotos
  • Ver todos

Música

Cargando…

Contaminación en más de doscientos cincuenta ríos y afluentes de Cuba

Lizandra Díaz Blanco

 

enero 09, 2013
La contaminación de más de doscientos cincuenta ríos y afluentes, provoca en buena medida la alta incidencia de enfermedades de transmisión digestivas en la mayoría de las ciudades del país.

Cuarenta y dos personas fallecieron en Cuba en 2012 por esta realidad que afecta a millones de ciudadanos, según datos aportados por diputados del gobierno, autoridades de Salud Pública, del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente y el Instituto de Recursos Hidráulicos en la última sesión de la Asamblea Nacional, en diciembre pasado.

Una veintena de los afectados radica en el oriente del país; 14 de ellos, enfermos de cólera. Mientras, en La Habana se reportaron 18 enfermos por ingerir el agua proveniente de los ríos que abastecen los acueductos, pertenecientes a la Empresa de Acueducto y Alcantarillado, conocida como Aguas de La Habana.

El Río Almendares.
​​Solo el río Almendares recibe un tratamiento, sin grandes resultados, según refieren las autoridades gubernamentales. La situación de agua en la zona es tal que los vecinos, con la costumbre de reírse de sus problemas, comentan que ya el delegado del Popular Popular perdió el nombre de Víctor Morales, para llamarse “el delegado del agua”.

En el caso del río Quibú de La Habana, uno de los más contaminados de Cuba, los esfuerzos por limpiarlo no pasan de la iniciativa de estudiantes y voluntarios, liderados por los integrantes del grupo musical Cubanos en la Red. Mientras, la corriente del Quibú sigue arrastrando animales muertos, alimentos putrefactos, botellas, latas y en sus orillas el basurero crece.Rio almendares

La aguas estancadas ocasionan enfermedades de transmisión digestivas.
​​La presidenta del Instituto de Recursos Hidráulicos, Inés Champan, alertó de la presencia, en casi la totalidad de las muestras analizadas en sus laboratorios, de coniformes fecales termotolerantes (escherichia coli y de enterococcus), por encima de los niveles permisibles; incluso, aparecieron pseudomonas, otro microorganismo patógeno oportunista, causante de varias afecciones.

Estas bacterias constituyen un riesgo potencial para la ocurrencia de enfermedades de transmisión hídrica: la amebiosis, la hepatitis A y la disentería, entre otras.

Un documento emitido en diciembre pasado, luego de una inspección realizada en julio por instituciones sanitarias, aporta otros signos del cuadro “clínico” de las fuentes de abasto construidas en el centro o zonas bajas de la capital, por donde corren los cursos superficiales de agua y sobresalen además los pozos con brocal desprotegidos, la presencia de larvas de mosquito, ranas y peces. En suma, el líquido no se encuentra apto para el consumo humano.

El Máster en Enfermedades Microbiológicas, Carlos Avilés Sánchez, quien no olvida la aparición en Cuba de un brote de hepatitis a inicios de los 90, indicó: “Yo sé que en el país ha habido cólera, inclusive, fallecidos. Por eso, le digo a los compañeros del Gobierno y de Recursos Hidráulicos, ¿qué están esperando para dar una respuesta concreta a esta situación de los ríos y de toda la ecología del país? Es nuestra situación, no es de más nadie.”

Avilés Sánchez explicó que en estos casos hervir el agua no es aconsejable “porque tiene altas concentraciones de nitratos y nitritos. Al hervirla se eliminan los patógenos; pero químicamente se concentran las sales”.

Un grupo de jóvenes lavan sus motocicletas en el Río Guanímar.
​​Ante la contaminación de los ríos, presas y pozos, debido en lo esencial a la cercanía de letrinas, la aplicación de productos químicos en los sembrados durante largo tiempo y las características del terreno, la vicepresidencia de la Asamblea Nacional y el Centro Nacional de Higiene sostiene que se han explorado otras fuentes para el suministro, pero con resultados negativos.

Representantes del Poder Popular, encargados de gestionar una solución, aclaran que no se han desentendido del problema, pero no admiten que su entidad se haya mostrado pasiva, independientemente de la escasez de recursos, el socorrido argumento que a menudo esgrimen.

Un río en la Sierra Maestra.
​​La contaminación de los ríos cubanos es una preocupación vieja. Desde 1979 se conocen estudios de la situación de ríos como el Quibú, cuyo nombre incluso titula una novela de Ronaldo Menéndez y funciona como símbolo de podredumbre y mala vida.

El licenciado en derecho Yuniesky San Martín, residente en el municipio Colombia, en Las Tunas, destaca que en su localidad el problema de la contaminación del río Tana es permanente y según "el gobierno municipal no tiene planes para evitar el avance de la contaminación".

Residente de Las Tunas detalla la contaminación en su localidad

lista de reproducción
Descargar

La solución requiere más que la buena voluntad de unos cuantos jóvenes ecologistas en un ocasional trabajo voluntario; se necesitan recursos: especialistas y maquinarias que pongan manos a la obra por decisión gubernamental. No se puede esperar a que “la conciencia” simplemente “nazca” en los cubanos. Tal vez así habrá cada vez menos personas que digan: “total” y luego arrojen un nuevo desperdicio en su río más cercano.
tomado de radio marti

Vistas: 19

Etiquetas: www.cubanosocial.com

Comentario

¡Tienes que ser miembro de CUBANOSOCIAL para agregar comentarios!

Únete a CUBANOSOCIAL

© 2014   Creada por cuba.

Insignias  |  Informar un problema  |  Términos de servicio